23 abr

Mañana ….se acaba.

Publicado por Cepesma

Seguimos caminando bajo un suave orbayo, bordeando el muelle. .ese hermoso circo que da seña identiraria, personal y única a la ensenada portuaria de Luarca, al compás de los policromos pesqueros y sus siluetas duplicadas en el agua simulando prolongarse hacia el fondo como lo hacen las estachas, los cabos a los que están presos.
Ella, a mi altura…paso a paso parecía embelesada del espacio y de los pequeños botes y decía sonriendo, apuntando, señalando con su mano:…serán los hijos y al crecer…. algún día también grandes, se harán a la mar.
En ese mismo momento, su expresión se volvió más seria, más incisiva y me dijo: ..Luis, ¡¡sin darme cuenta he dicho …la mar!! ….ciertamente, lo dijo de forma serena, sosegada, pensé yo…como si de una reflexión se tratara, meditada.
Me quede observándola, un tanto perplejo intentando por un instante comparar edad y mente.
¡¡ No creas que no lo sé!!, apuntó seguido, como si hubiera descubierto un callado secreto. ¡¡Se que tu novia es la mar!!, lo leí hace un tiempo, lo escribiste tú y decías que ella era quien te engatusaba y quizás donde reposaras algún día.
Entiendo que sea en femenino y también ahora a mí me suena mejor al mirarla.
Yo busqué inconscientemente ….o no…quizás necesitado, a su madre como intentado desviar la atención pero ella, Sheila, al percibirlo de repente…como deseando afianzar sus palabras, cogió mi mano con las dos suyas, mirándome mientras; …incitándome a seguir la conversación ….de ella y mía…..como no dando opción a compartirla.
Ante tal reacción…seguí como si fuera lo más natural…dejar de lado a los progenitores y mantener la pauta que lideraba aquella niña muy mujer.
A medida que nos acercábamos sentía más presión en mí mano, cierto es que cual estaba dañada…poca, ya sería suficiente. .pero sin duda ella la ejercía sobradamente.
De nuevo la lluvia nos incitó a forzar el paso y cobijarnos por un momento antes de llegar al edificio.
Ella, inquieta mira al cielo y dice que llueve poco y que sigamos!!… como para decirle que no!!…así seguimos.
Traspasa las vallas de protección semiabiertas , adelantándose y ante lo que ve, con un gesto de amargura incontenida esconde su rostro entre ambas manos.
Parece decir algo pero no la escuchamos, susurra…y termina mirándome a la vez y como si evadiera con ello su pena me pregunta: Luis y cómo lo vives…como despiertas de éste mal sueño
Por más que intento comprender que es una niña la que me está hablando…no acierto a asociarla como tal…parece una muy sensata persona madura.
No piensa en lo que era su anhelo….sino en lo que fuera o es mi pesadilla, no hace mención a sus deseos, sino que se pone en mi lugar…ella mismo lo dice.
Increíble, sencillamente increíble que ocho años den para tanto.
Las lágrimas afloran en esos arcos fantásticos que albergan sus ojos y rompe en llanto a la vez que contagia a Marián…su madre y ambas se funden en un abrazo.
Un abrazo que parecía estar establecido de antemano, al que el padre daba por sentado.
Miraban ambas..al unísono hacia mí y yo..sentía una opresión en la garganta..un nudo o una fábrica de ellos..tantos que articular palabra era escasamente posible…e intentando despistar mi mente, evadirla, hacerla ausente de aquello, buscaba con la mirada al padre que sentado en el murete destruido, a posta también perdía su vista en el talud de la pizarra, queriendo ignorar el sentimiento herido de ambas.
Por más que lo evite…por más que lo intenté ,unas incontrolables lagrimas rebasaron mis mejillas..quizás eran las que estaban contenidas desde aquel amanecer atroz del primer día de febrero en la que muchos años de mi vida se fueron con las aguas…las aguas de ese amor de piel húmeda y salada y de nombre femenino…
De…esa embrujante Mar…,  la Mar que da pero también daña sin piedad a quien quiere amarla……

Mañana… se acaba.

Luis Laria


Deja un comentario




No se publicará



Síguenos en internet

Donaciones en Paypal

Archivos

Teléfonos

+34 689.57.07.08

Dirección

Paseo del Muelle 25
33700-Luarca

Localización Cepesma

Contacto




Campos obligatorios.


Su mensaje ha sido enviado. Puede cerrar esta ventana.

Cerrar Contacto