06 feb

Carta del Dr. Angel Guerra, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas

Publicado por Cepesma

Más muestras de apoyo, en este caso una carta que nos remite el Dr. Ángel Guerra, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), una eminencia en el estudio de los cefalópodos, y estrecho colaborador de CEPESMA.

Un museo destrozado.
Una tremenda tempestad ha barrido todo el litoral cantábrico y ha azotado la línea de costa de numerosos pueblos y ciudades de varias Comunidades Autónomas del norte de España. Nos unimos de corazón a todas las personas que han sufrido los efectos de la furia desatada del océano, y deseamos que todo vuelva pronto a la normalidad.
Dicen que el mar “siempre recupera lo que es suyo”. En el caso de los calamares gigantes del museo de Luarca así ha sido, desafortunadamente. Pero la mar ha sido muy injusta en este caso. Se ha llevado criaturas que habían salido de su seno, pero también el trabajo de 20 años de Luis Laria y de todos los que hemos colaborado con él. Ni que decir tiene que estamos desolados.
La creación y consolidación de un museo necesita tiempo y esfuerzo. El museo del Calamar Gigante de Luarca, con más de 26.000 visitantes anuales, era ya una realidad robusta y viva. Y albergaba la mejor colección mundial de esos elusivos cefalópodos. Con su pérdida, han desaparecido también colecciones de organismos y objetos de incalculable valor referidos a la historia, la naturaleza, la tecnología y otras manifestaciones de la cultura. Han desaparecido bienes no renovables, objetos únicos, fuentes inapreciables de información. Viene aquí a colación citar la definición de lo que es un museo según el Consejo Internacional de Museos, dependiente de UNESCO: «un museo es una institución formal y permanente, abierta al público, sin fines de lucro, al servicio de la sociedad y su desarrollo, que adquiere, conserva, investiga, comunica y exhibe, testimonios del hombre y su entorno, con propósito de estudio, educación o deleite». Que el propio lector juzgue sobre lo que todos hemos perdido.
¿Una imprudencia ubicar esas instalaciones tan cerca del mar? Se colocaron donde se pudo y con los medios que entonces se tenían, pero ya se albergaban algunas dudas, que no dejaron de exponerse durante su construcción, principalmente en lo relativo a la fortaleza que debían tener sus muros y paredes. Quizá sea ahora el momento de replantearse si conviene seguir tentando a los elementos.
Me consta que durante estos días se ha recibido el apoyo de numerosas instituciones nacionales e internacionales, así como de muchas personas individuales. Por ello quiero darles las gracias. También deseo señalarles que, al menos por mi parte y la de Laria, estamos dispuestos a comenzar de nuevo. Somos conscientes del esfuerzo personal que ello conllevará, pero estamos preparados. Sin embargo, la reinstauración de una institución de este tipo necesita imperativa y urgentemente de fondos económicos de los que se carece. Por esta razón, pienso que está totalmente justificado que desde aquí haga un llamamiento a las autoridades competentes pidiendo su colaboración.
Un museo no es un almacén de cosas viejas sino un espacio para la educación de personas jóvenes y adultas. Estoy convencido que, en su modestia, este de Luarca ha contribuido a la sensibilización de la sociedad por la naturaleza y el medio ambiente marino. Y quiere continuar haciéndolo. Cada sociedad se refleja en sus museos, y los museos reflejan su sociedad, por ello, y por último, considero que la reconstrucción o nueva ubicación del que se ha llevado el mar estos días pasados es tarea de muchos.

Ángel Guerra Sierra
Profesor de Investigación del CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas)


Deja un comentario




No se publicará



Síguenos en internet

Donaciones en Paypal

Archivos

Teléfonos

+34 689.57.07.08

Dirección

Paseo del Muelle 25
33700-Luarca

Localización Cepesma

Contacto




Campos obligatorios.


Su mensaje ha sido enviado. Puede cerrar esta ventana.

Cerrar Contacto