11 mar

Continúan las aventuras de Playu

Publicado por Cepesma

Hola a todos VI

No puedo quitar de la cabeza estas sensaciones tan fuertes, como puede ser que algunos hombres, sean capaces de hacer tanto daño sin tener en cuenta que en el Planeta existimos muchos otros seres indefensos que también tenemos corazón y sufrimos sin ningún miramiento la prepotencia y el desprecio hacia nuestras vidas constantemente.

Me he acercado hasta dos pingüinos que tirados en el suelo, intentaban levantarse sin poder hacerlo al estar pegados con ese fluido viscoso que los atrapa contra las rocas, uno de ellos tiene las pequeñas alas abiertas, queriendo incorporarse sobre ellas, gira la cabeza hacia los lados y de pronto la deja caer sobre el cuerpo de su compañero que también agoniza con espasmos dramáticos, están muriendo los dos al lado de su pequeño pollo que no tiene más de quince días de vida, tristemente se quedará huérfano al faltar los dos.

El pequeño pingüino, como un muñeco de peluche no es consciente de lo que les pasa a sus padres, les intenta abrir el pico esperando que les den esos pescados que siempre traían para ser alimentado, pero eso ya no será posible y se acurruca junto a ellos sin saber que también para él el tiempo se acaba.

En mi colonia, hay muchos que están manchados, es imposible quitarlo del pelaje y los que lo hacen corren el riesgo de morir intoxicados, otros quedarán ciegos, y muchos otros tendrán lesiones en la piel.

Nos han reunido a todos, parece que tomaran una decisión dura, marchar de donde hemos nacido, sin saber realmente a dónde.

En las placas de hielo, se cruzan y entrecruzan muchas franjas de color negro que son los rastros dejados por los manchados animales que preconizan caminos de muerte segura.

Creo que mañana recorreremos la costa, evitando la zona de petróleo, para intentar encontrar otro sitio donde podamos vivir, somos unos afortunados los que podemos hacerlo, porque tristemente, unos cuantos entre los que están algunos de mi edad y sus padres, no podrán hacerlo.

Como ya se hace de noche, debemos esperar a mañana, intentarán ayudar en lo que puedan a los más débiles y manchados, pero poco se podrá hacer, porque es imposible limpiarlos, solo tenemos nuestras aletas y nuestra boca, carecemos de jabones, o de productos desengrasantes, solo somos focas.

Pico a mamá con una aleta y le pido llevar con nosotros a Blas, ..ella tarda un tiempo en contestarme mientras me mira y me promete intentarlo, así intento dormir pero no puedo dejar de pensar en la pesadilla que estoy viviendo.

En la oscuridad de la noche, solo siento gemidos y llantos a mi alrededor…se repite en mi mente una y otra vez aquella imagen del pequeño pingüino al lado de sus padres moribundos y me entristece mucho no poder hacer nada.

Al ser imposible conciliar el sueño, es una noche clara y miro al mar, ese mar antes hermoso y vivaz que parece también triste ,se mueve más lento como si también estuviera muerto, sus olas perezosas o cansadas no se sienten, parecen mudas al estar mezcladas con esa pasta pegajosa que flota por toda la ensenada, incluso no brilla en su agua la luz de la Luna llena.

El nuevo día aparece de manera diferente, se echa en falta el bullicio contagioso de todos nosotros, los correteos y saltos que solíamos hacer no existen hoy y todo parece distinto, las algarabías de las aves son silentes, los gruñidos de nuestros papás, los grandes machos tampoco retumban en la costa.

Nos acercamos hasta donde esta Blas, en un recodo más alejado del agua y mi madre me obliga a ir detrás, teniendo cuidado de no pisar las manchas del galipote.

Uffff….no me dejan acercarme a él, ni tampoco a Pin que me acompaña , dicen que está muy mal, ¡!malditos plásticos decimos los dos!!

Entristecidos, nos obligan a marchar sin despedirnos, sin decirle ni adiós, sin darle un beso.

Lo siento…no quiero seguir contándoos mas esto, se me pone un nudo inmenso en la garganta….así que cambio de tercio para no llorar.

Bueno…a ver si puedo, si puedo contaros lo feliz que aquí soy y las trastadas que hago constantemente.

Decían que quizás tanto mimarme, podía terminar haciendo que me acostumbrase a la vida mundana del ser humano, pero entre las vivencias que me ha tocado vivir y lo esquivo que yo soy, lo tienen claro, veo la puerta abierta y como se descuiden me largo, que ya he planificado como llegar al mar, quien únicamente lo sabe es Niebla, que es mi…confidente, colega y casi…novia.

Hoy otro día de buceo y…bartola, bartola es pasar de todo, menos de morder…claro y de ponerlos a raya, a estos de bata blanca.

Hoy, Isabel está de descanso, jajajajja así que se prepare el otro que va a saber bien las pulgas que tengo y de tratarme como a un bebé..nada ehhh…que ya peso casi treinta kilos.

Lo de casi treinta kilos …jijiji, explicaré porque no es peso exacto, ….. esperar……jijiji.

Resulta que llega todo ufano el de los bigotes, si Luis, con otro que creo que entiende mucho vacas.

Planificaron delante de mí, pesarme…yo miraba un cacharro grande que traían de color amarillo que pusieron en el suelo cerca de la piscina, incluso salte para morderlo, así que lo pusieron más lejos; quitémoslo que éste es capaz de triscarlo, decía Luis, vamos a darle de comer un kilo y medio, después lo cogemos con la manta, te pesas tu con él y después descontamos el kilo y medio de comida…mas lo que pesas y la manta y todo arreglado, así sabemos el peso exacto.

Anda decía el otro, porque no te pesas tu, a lo que respondió Luis, porque esta bascula pesa solo hasta ciento veinte kilos y como yo peso casi noventa, mejor tú que no llegas a los setenta.

El tío no las tenía todas consigo y menos cuando me miraba enseñarle los colmillos bien blancos..pero asintió al asegurarle que me tendría envuelto.

Bien bien, decía yo..ya veremos quién gana, mirando la estrategia a seguir y viendo que por muy estudiado que lo tenían, pensaba estropearles el plan.

La cosa comenzó muy bien, con apetito, me zampé todo en un santiamén, y…ahora que hacen con eso?…eso era una red…para sacarme del agua,….. estamos arreglados.

Mete la red por aquí…métela por allá, me escondo por acullá y me escapo por doquier.

Las cosas se comenzaban a poner serias,… mi madre de nuevo en la boca de los dos,…y yo tan pancho, disfrutando de lo lindo al corre que te pillo.

Qué pena, se aburrieron de perseguirme y desistieron con aquel artilugio, pero…el cacharro amarillo seguía en el mismo sitio.

Algo dijeron entre ellos y marcharon cerrando la puerta de la piscina, yo creo que cabreados por cómo me tuvieron que dejar por..imposible.

Esto que os cuento seria más o menos a las diez de la mañana, pasaron dos horas y sentí un coche, sí… esos trastos de cuatro ruedas que consumen gasolina que sacan del petróleo, mejor no acordarme de ello.

Así que como aún no era la hora de comer, pase de todo nadando hasta que me dio por salir de la piscina y me puse a echar una cabezada en una esquina.

De repente, sentí abrirse la puerta de la nave y vi que entraban a carreras, yo…de la misma manera intenté llegar al agua pero no me dio tiempo, así que los amenace enseñándoles bien mi preciosa dentadura para amedrentarlos enfrentándome a ellos, no fue suficiente y me tiraron encima una manta, si un trapo de esos en los que me encantaba dormir hace tiempo.

No veía nada, pero yo…aun así…con fuerza y la boca abierta daba mordiscos a todo lo que se movía a diestro y siniestro, envuelto me levantaron del suelo y solo escuche decir….trae la bascula…tráela.

La verdad es que saque fuerzas de no sé dónde y no les quedó más remedio que dejarme otra vez en el suelo, pero lo mejor fue cuando me zafé de la manta y pude ver, esta era la mía, el que entendía de vacas, y que me había aguantado atrapado en la manta, intentaba que mis colmillos no se hincaran en sus piernas y saltaba como se estuviera el suelo ardiendo y como si bailara en can..can jajajajjaja al dar para atrás por morderlo en una bota, cayo de espalda en la piscina tan largo como era…jajajajajjaj, parecía una ballena porque al entrar de forma tan poco ortodoxa en ella, nos puso pingando, a mi no me preocupo, que para eso soy un foco,..pero al otro al jefe ,ese sí que quedó pasmado del susto.

Me retorcía de la risa, jajajajjaja…no sabía si reír o llorar, porque pensaba en aquella ballena humanoide que bien podía haber competido en el programa ese de trampolín de la tele..jijij..parecía… Falete.

Bueno…y para sacarlo de allí…jajajja otra historia,,, pingando y preguntando por las gafas, las gafas?…jajajajja, si porque no veía nada.

Mientras ya no podía más de risa, salieron para que se secara, parecía un oso polar sacudiéndose, retorcía la ropa y parecía una cascada y con aroma a caballa….jijiji…

Mientras…yo ya en el agua disfrutando de lo lindo

Las gafas, las gafas decía el que sabía de vacas, están en la piscina, ….¿que están en la piscina…dije yo? Pues lo tiene claro..jijiji aunque no sé si tengo algo de miopía….me quedaré con ellas.

En ese momento, Luis, metió para sacarlas una especie de colador y un mango largo que utilizan para limpiar el fondo de la piscina, y entonces…otra vez yo en acción..jijiji…cuando lo vi en el fondo con intención de coger las gafas,…nadé hasta el..colador y de un mordisco lo rompí entero; Como protagonista de una peli, Salí a la superficie todo orgulloso..a ver si me aplaudían…jajajjaja, pero na…no saben aguantar una broma.

Me metí de nuevo y me dediqué a mordisquear las dichosas gafas del vaquero, para más cabreo de los observadores a los que permití después sacarlas, faltando lo que ellos denominaban una ..pata. ¿una pata?…las gafas tienen también patas…como yo? que rico es el castellano.

Bueno ahora ya podéis imaginar porqué el peso no era exacto, porque no se aclaraban ni uno ni otro de lo que pesaba la ropa del de las vacas en seco para descontarlo….jajajajja.

De lo que si estoy seguro es que ése, no ayudara a pesarme nunca más.

Playu

Continuara……….


Deja un comentario




No se publicará



Teléfonos

+34 689.57.07.08

Dirección

Paseo del Muelle 25
33700-Luarca

Localización Cepesma

Contacto




Campos obligatorios.


Su mensaje ha sido enviado. Puede cerrar esta ventana.

Cerrar Contacto