14 ene

Se acaba el mundo, y algunos sin enterarse

Publicado por Cepesma

Sí,…después de muchos  avatares,  nada  que ver con  películas  de moda, parece que  la Tierra  tiene  puesto ya   un fin  en el que  todos nosotros  padeceremos   la catarsis  y la desaparición.

Para ello, nada mejor que  algunas  noticias que ,…  fatídicas..per-se ,…entran  de lleno en  nuestra condición humana    aunque no tengan transcendencia  fehaciente y  no sean de las  acostumbradas.

Qué  complejo,  pensar  en la  desaparición  de la  humanidad…fijándonos  en la muerte  de  unos millares  de  aves que  se caen del cielo simultáneamente, o de  una lluvia de ranas  y  sapos, o de  una muerte  masiva  de un cardumen de peces.

Estamos  en un difícil año, mezquino por  razones varias, por  aconteceres  premonitorios u otros  que se  actualizan a  diario.

Los  Mayas,  dejaron  una  mala reputación  al año  2012,  o quizás   somos  nosotros, quienes  interesados en aflorar  noticias extravagantes les  damos  valor  y  aprecio a aconteceres soslayados a las propias  indefiniciones  humanas,  realizando con ellas el  subterfugio a lo que  denostamos.

De la  misma  manera  que  creer  en la malignidad  y la desgracia  si pasamos por  debajo de un  andamio, es  viernes  y  trece o salimos de la cama pisando con la pierna  izquierda sin darnos  cuenta.

Acostumbramos  a darle importancia  a lo desconocido y  a lo poco investigado, sin embargo, hoy, un año después de  la muerte  de aún  no se  sabe  cuántas personas, posiblemente  300.000 mil   por  las  consecuencias  de un  terremoto, somos  activos en la  búsqueda  de verdades desconocidas  y  pasivos  en  afrontar los  retos de  garantizar  la supervivencia  mínima  de esos  seres  que  olvidamos en la  nauseabunda desgracia de no tener  nada, incluso ni la posibilidad  de vivir, diezmados  día  tras día de desgracias acuciantes ,  si no es  el no tener  casa,  ni  agua, ni  pan, sí  lo es el tener el cólera, o los escombros que  aún  bajo ellos esconden a sus  seres  queridos.

Pero…como siempre, no pasa  nada…  eso  sí…los   contrincantes políticos de turno…se pasean  entre los escombros  o las gentes  moribundas , con impolutos  trajes  blancos..teniendo tras de si quien les  sacude algunas motas de polvo que pueden  fijarse  a las prendas. 

Así es la  vida, unos preocupados por  la inflación, por  la deuda externa, por la hipoteca, por  quien  ganara mañana  el partido  de liga, por tantas  y tantas  cosas al margen de la  existencia  que  con ello propiciamos , la  ignorancia  de la propia  felicidad en la que  deberíamos  estar inmersos, cual es vivir  y  disfrutar  de compartirla.

Ante   tragedias de tal  magnitud, desgraciadamente  el ser  humano, este  ser  humano evolucionado, se esconde  entre  bambalinas, entre  esas  bambalinas  del  teatro de la vida, sin  dar ni un sólo paso a las escenas, a  esa  escena  necesaria  en la que el acto más  importante  en si, es  hacer partícipe al entorno que nos rodea  de la esencia  misma  de  establecer  la ética y la  dignidad en la  salvaguarda de los  mínimos derechos  del ser  humano.

Esta  misma  semana, el papa Benedicto XVI, nos  dice que el purgatorio no existe,…. qué pena,  ¿donde  quedaran  ahora  nuestras penitencias  veniales, para poder  establecer el perdón?

Estará cercano el día en el que él ……o  algún  sucesor  de la iglesia nos diga  que tampoco el cielo o el infierno existe, y  de una vez por todas nos  hagan ver  que el cielo, aquí en la tierra  lo  disfrutan  cuatro, la banca, muchos políticos, algunos terratenientes, y otros muchos  espabilados.

El  Infierno,….en cambio  lo  padecen estoicamente  los que  sufren las desgracias naturales, terremotos, inundaciones, enfermedades y otras miserias  como el paro.

Pero eso, por  desgracia  ya  en muchas ocasiones no son noticia, o  en caso de  serlo, son  informaciones  que  pasamos de  largo, como  ignorando que nosotros mismos, hoy, mañana  o  quien  sabe  cuándo, podemos ser  los protagonistas ,  protagonistas de  esta  historia inédita que surge la indiferencia, el desprecio  y la desconsideración  acostumbrada en este  mundo, en esta  Tierra nuestra.

Luis  Laria

 


Síguenos en internet

Donaciones en Paypal

Archivos

Teléfonos

+34 689.57.07.08

Dirección

Paseo del Muelle 25
33700-Luarca

Localización Cepesma

Contacto




Campos obligatorios.


Su mensaje ha sido enviado. Puede cerrar esta ventana.

Cerrar Contacto