27 nov

Un lamentable despropósito

Publicado por Cepesma

El  interés  científico,  sin duda  importantísimo, ha de quedar relegado en casos como este  a la  supervivencia  de la especie  que se  localiza  aún con vida, primando de forma  absoluta  un protocolo coherente por parte  de quien tenga la  opción primera  de conocer la circunstancia  y el caso en concreto.

No es  posible  culpar  a los pescadores que  en un primer  momento, desconcertados ante la presencia del ejemplar en sus  redes desconocieran  la especie, pero sí que  hemos  de  hacer  hincapié en que  quien recibe la noticia telefónicamente, debieran  de forma inmediata  solicitar que el ejemplar  fuera liberado al agua.

Esta  situación  hubiera supuesto que el ejemplar  sobreviviera y seria un ejemplo de respeto  hacia la protección que  necesitan estos y otros seres curiosamente  sobre manera  al  hablar de especies en extinción.

Para mas desconsideración, el ejemplar, pasados  30 minutos después de capturado aún se mantenía con vida, incluso  en la lonja, bastantes minutos  después, donde  muchas personas pudieron observar como  mantenía signos vitales, incluso en presencia de técnicos de Pesca.

El arte de pesca, y la zona en la que se captura, habría podido facilitar una  recuperación, al no tener graves daños, sólo erosiones dérmicas en  un flanco y aletas y  su  recuperación aunque  fueran mínimas las posibilidades,..  habría sido un ejemplo de conservación.

CEPESMA, durante  estos últimos diez  años, ha sido escrupulosa en salvaguardar aunque fuera en la mínima posibilidad la vida de cualquiera de los  ejemplares localizados, y en ocasiones como ha sido aún hace dos  meses, un gran ejemplar de pez  Luna, mediante una llamada  que recibimos de Cruz  Roja y gracias a la  colaboración de la Guardia Civil del Mar, se pudo recuperar  el ejemplar, como  ha  ocurrido en múltiples ocasiones  en las que  imperiosamente  ha de primar la vida a cualquier  otro interés.

Nosotros, precisamente  hemos sido informados por  numerosas personas que  no  podían comprender cómo el ejemplar podía estar  vivo y no se  intentase  reintroducir al agua.

Lo único que podemos  decir, es que  es una situación muy lamentable y que  nos  da  idea de la falta de consideración que  sigue  teniendo la vida  marina, en este caso también  fluvial.

Las  especies, han de estudiarse, para conocerlas…para  garantizarles la vida precisamente con ese estudio, pero ante todo y por encima de todo, conservarlas vivas.

Yo, no permitiría nunca tener  expuesto  un  ejemplar  en CEPESMA, si estando en nuestras manos, no  hubiéramos  realizado el máximo esfuerzo por  hacerlo  sobrevivir.

¿Alguien  hoy en día, entendería que un oso atrapado en un lazo y con posibilidades  de  vivir, no tuviera el mínimo interés para nosotros  y  lo dejásemos  morir con los  brazos  cruzados y  el máximo desprecio?

Luis  Laria


Síguenos en internet

Donaciones en Paypal

Archivos

Teléfonos

+34 689.57.07.08

Dirección

Paseo del Muelle 25
33700-Luarca

Localización Cepesma

Contacto




Campos obligatorios.


Su mensaje ha sido enviado. Puede cerrar esta ventana.

Cerrar Contacto