22 abr

Y de repente frente a frente…

Publicado por Cepesma

Habíamos quedado a las siete de la tarde en las inmediaciones del Museo del Calamar.
La tarde estaba triste, diría fría, a pesar del bullicio de la mucha gente que iba y venía, caian gotas y el plomizo horizonte sobre el mar amenazaba aún con más.
Pasando justo cerca de la Iglesia hacia el paseo del muelle hacia el lugar de encuentro, las campanas dieron los tres cuartos.
Apuré un poco el paso no por la hora, sino porque la lluvia aumentaba y mientras hundía instintivamente, cual refugio del agua, entre los hombros mi cabeza….de repente una sombra rojiza se alzo sobre mí, protegiéndome del chubasco a la vez que me llamaban por mi nombre:..¡¡ Luis Laria, buenas tardes!!
Una mujer alta, con paraguas rojo, una niña sonriente, diría pletórica y un hombre a unos cuantos pasos por detrás eran de repente una compañía que con un efusivo beso de ambas, no dejaba dudas de que el encuentro se había adelantado, en tiempo y en espacio.
¡¡Ya te vi al salir del coche !!, dice la propietaria de unos enormes ojos negros, cabellos castaños graciosos por los hombros y estatura superior a la de su edad.
Era fácil conocerte, tengo un álbum completo con tus fotos, ..¡¡Además, lo tenias fácil, apunté yo,… ahora mismo soy el único que ves con un flequillo tan especial, ¿verdad?..a la par que hacia un amago de peinarme….,los cuatro reímos de manera cómplice al unísono.
Sentí como si aquellas personas hubieran pertenecido a mi entorno desde siempre, la empatía forjaba de manera muy espontánea una familiaridad totalmente definida.
Nada parecía protocolario, ni los saludos, ni la forma de comenzar una conversación que parecía intensamente deseada.
Marian, ¡¡ mamá se llama Marian !!, apostilló una dicharachera Sheila, casi recriminante mientras la miraba con un guiño cómplice ofertándole de manera sutil salir airosa de lo que ella entendía una omisión en la presentación.
El padre se adelantó y apretando con fuerza mi mano (aún lesionada), mencionó su nombre: un placer Luis, soy Gonzalo, como ves ,el padre de una seguidora que si no viene a verte le da algo.
Seguimos hablando mientras caminábamos hacia el edificio que al final del paseo, alberga los fondos museísticos de CEPESMA y que presenta hoy una hostil y desoladora imagen.
Le fui advirtiendo lo que vería…preparando su sueño a la realidad. Me miraba con firmeza mientras le decía como estaba…que vería paredes desaparecidas, columnas desnudas, hierros retorcidos, montones de escombros, huesos de cetáceos desechos entre ladrillos y escaleras reventadas.
Su cara…aquella cara dulce y vivaz se transformaba, mientras me escuchaba, en una faz de persona mayor…de cierto conformismo, tornándose triste.
Prefería eso, me decía interiormente a mí mismo, a que sufriera el impacto de verlo de repente tal cual está.
Debía de hacerla transitar al negativo sin aún llegar a él…para ese momento..que viviría a solo unos centenares de metros ya, no fuera un golpe tan fuerte a una realidad, cruda realidad de lo que aún era su sueño,  y sería su sueño roto.
Presagiaba en la humedad ya observable de sus ojos que lo que vería ya muy pronto, sin ninguna duda le haría sufrir…y eso mismo, sin palabras, me aportaron ambos padres……..

Luis Laria


Deja un comentario




No se publicará



Teléfonos

+34 689.57.07.08

Dirección

Paseo del Muelle 25
33700-Luarca

Localización Cepesma

Contacto




Campos obligatorios.


Su mensaje ha sido enviado. Puede cerrar esta ventana.

Cerrar Contacto